Una tarde con María Antonieta

Hoy 14 de Julio,  día de fiesta nacional en Francia,  por la Toma de la Bastilla en 1789, recuerdo mi reciente visita a París para cubrir algunos desfiles de la semana de la moda, dediqué una soleada tarde de domingo para visitar nuevamente el palacio de Versalles junto con con mi amiga Liliana Herrera y recorrer no sólo los fastuosos salones sino sus maravillosos jardines que conducen al palacete de Trianón.

Siempre que estoy allí quisiera transportarme en el tiempo para aprender más sobre las costumbres, la moda y los secretos de belleza de una reina que aún sin proponérselo se convertiría en uno de los más grandes íconos de estilo: María Antonieta de Francia.

Observando sus impactantes retratos al óleo, leyendo sobre sus rituales de aseo y vestuario o contemplando sus habitaciones reconstruyo paso a paso detalles de su estilo que la convirtió en ícono de la moda del siglo XVIII . Hoy quiero compartirlo con ustedes en estas simples notas curiosas que espero puedan divertirles.

Siempre me ha resultado triste e irónico pensar que María Antonieta, noble reina que vivió toda su vida en palacios, rodeada de riqueza y excesos, ataviada con sedas, encajes, piedras preciosas, y perfumada con delicadas esencias, terminara sus días en una celda helada, cubierta de harapos y contemplándose en un espejo roto mientras aplicaba a su rostro pálido un pomo viejo con algo de polvo y un poco de agua de esencias ya marchitas antes de salir con dignidad y altivez camino a la guillotina...

Esta misma princesa tuvo durante muchos años, (antes de su dramático fin), muchas mañanas de gloria. Era atendida por damas y sirvientas de su corte mientras realizaba su "toilette" frente a un suntuoso espejo de cristal de roca en el palacio de Versalles o en el palacete de Trianón su refugio predilecto.

Este ritual de su arreglo personal y vestimenta era observado por decenas de cortesanos y regido por una compleja etiqueta. Muchas de las costumbres se han mantenido vigentes hasta el día de hoy y la magia de la ceremonia invita a cualquier mujer actual a soñar, en medio de este mundo acelerado, en contar con el tiempo suficiente para arreglarse a diario con toda la calma necesaria, asistida por estilistas, peluqueros y expertos. Qué bellas luciríamos!

La Gazette des Atours

Rose Bertin

Regreso a mi historia. Un día normal en la vida de María Antonieta se iniciaba bien temprano en la mañana y aún en su cama mientras tomaba una ligera colación , se le presentaba "La Gazette des Atours" un libro que contenía todas las muestras de tela de fastuosos trajes creados por Rose Bertin, su diseñadora favorita y quien podría hoy en día ser considerada como una de las primeras precursoras de la moda del mundo moderno. Esta mujer, nacida en 1747 en Abbeville, en la región francesa de Picardía, gracias a sus creaciones y sugerencias de arreglo personal, fue la responsable de dar a María Antonieta su legendaria imagen y de convertirla en una de las damas más glamorosas del siglo XVIII. Luego de la revolución que puso fin a la monarquía francesa se dedicó a viajar por Europa para exhibir sus trajes, casi 250 a la vez, además de vestir a nobles damas y princesas en las cortes de Inglaterra, Alemania, España, Rusia e incluso hasta aristócratas de Norteamérica.

roseBertin.jpg


Una vez la reina elegía su traje las criadas corrían a los apartamentos en Versalles destinados para almacenar su vestuario, ( los cuales podían visitarse o recorrerse por otras damas y cortesanos como si se tratara de un museo) para traer todas las prendas necesarias en enormes canastillas cubiertas con terciopelo verde y así iniciar la ceremonia de vestuario.

Antes de vestirse con los elaborados trajes la reina se ponía su ropa interior de lino blanco con delicados bordados: Bombachas o pantaletas, enaguas o faldones y una camisa de escote bajo. Luego venía el "corset" de damasco de seda que recubría el estructurado andamiaje o "panier", responsable de darle cuerpo y volúmen a las faldas. Esta complicada pieza se  creaba con huesos de ballena recubiertos de seda, recurso que aún utilizan los modistos actuales para estructurar sus creaciones, y que conservan el nombre de "balleneras" aunque ya no sean fabricados con este mamífero hoy a punto de extinguirse

maria_antonieta_1-13.jpg

Durante el día María Antonieta debía cambiarse mínimo tres veces:

maria_antonieta_1.jpg

Para ir a misa llevaba un traje formal de seda o terciopelo como este que se ilustra a continuación en azul real y blanco. El traje de terciopelo se abrochaba al frente con lazos de satín. Tenía una chaqueta en satín y terciopelo rematada en puños y faldones con piel de armiño y un chal triangular o "fichú" de delicada tela sobre los hombros. En la cabeza llevaba un sombrero de terciopelo, cintas, encaje y perlas.

maria_antonieta_1-8.jpg

Otro precioso traje de mañana era este de satín con brocados con una larga cola de seda azul pálido, fiel al estilo Rococó que se aprecia en las pinturas de la época hechas por Antoine Watteau.

maria_antonieta_16.jpg
maria_antonieta_1-5.jpg

A medio día María Antonieta se cambiaba por algo más ligero en muselina o algodón como este traje llamado "Chemise à la Reine" en honor suyo, por ser su estilo favorito. De corte más relajado, era la alternativa  ideal para actividades en los jardines y su huerto en Le Hameau, una pequeña Villa con cabañas que se conservan aún en el palacete de Petit Trianón. Se trataba de un camisón blanco al estilo de una pastorcita, con un fajón de satín en la cintura. Se complementaba con un sombrero de paja con cintas de satín y plumas de avestruz.

maria_antonieta_1-16.jpg

Otro traje de medio día predilecto de la reina,  era este de satín amarillo y azul pálido inspirado en las "lecheras" o muchachas que ordeñaban a las vacas en el campo, pero en versión de lujo, adornado con perlas, encaje y cintas. Sobre la cabeza un tocado de diminutas rosas.

pmaria_antonieta_1-14.jpg

Para galas o eventos nocturnos, la etiqueta se volvía más rigurosa y fastuosa. Los diseños eran aún más despampanantes para pavonearse ante la corte y dictar cátedra de moda y estilo. Este modelo de satín cereza está bordeado de encaje blanco y tiene una fastuosa cola de satín verde pistacho. Los tocados de la cabeza eran obligatorios y dignos de admiración. Este de la ilustración incluía cintas, broches de diamante y plumas de avestruz.

photo-15.jpg

Otro traje admirable es este recargado diseño con rosetones de seda, hojas y penachos. El tocado de la cabeza también incuía plumas de avestruz y flores de seda a juego con el traje.

maria_antonieta_1-12.jpg

Trucos de Belleza

Maria Antonieta cuidaba tanto de su persona como de su ropa. Se bañaba rigurosamente a diario en una tina perfumada, sus habitaciones olían a esencias de jazmín y verbena, su ropa siempre se almacenaba con ramilletes de lavanda.

Cuidaba su piel y sus manos con esmero utilizando pomadas de glicerina y dormía con guantes de algodón para mantenerlas suaves.

En los labios aplicaba suaves tintes en rosa o coral para el día y rojo en las noches de gala. El rostro siempre pálido empolvado, y coquetos lunares de terciopelo  o "mouche" sobre los pómulos. Las perlas eran su arma secreta para darle luz al rostro, estrategia vigente incluso hoy en día.

Para sus paseos en Le Hameau era sencilla en sus peinados y atuendos, nada de estruendosas pelucas hasta de un metro de altura, para bailes y eventos reales, que tenían hasta nidos de aves enredados.

photo-204.jpg

Maria Antonieta a pesar de tanta etiqueta y pompa era en el fondo una mujer natural y sencilla. Tal vez por eso, a pesar de la brutal forma en que culminó su vida pudo al final de sus días desprenderse de todo lo material y despedirse de este mundo con la dignidad y altura que aún conmueven.

Después de este recorrido emotivo y rico en anécdotas y experiencias, nada como terminar la jornada con los dulces macarrones de pasta de almendra que según cuentan eran unos de los favoritos de la reina. Los de esencia de rosa son para chuparse los dedos.....

Y la historia no se detiene, la reina revive cada vez que alguien la recuerda como un ícono de estilo.


Enlaces relacionados

Blog
Cocó Chanel

La vida de Gabrielle Chanel, de origen humilde y trascurrir de leyenda...