Un ritual sagrado

Empezar el día día despertando a la personita que más amo en el mundo es un ritual que me llena de vida y energía.

Mi hija Victoria adora tomarse su tiempo en la mañana y vestirse con calma para salir a tomar el bus que la lleva a la escuela. Siempre la baño en la noche anterior pero desee que era un bebé se acostumbró a que cada vez que la visto le doy un masaje con crema hidratante por todo su cuerpo!

Ha sido mi estrategia desde pequeña para mostrarle lo importante que es mantener la piel hidratada. Como el órgano más grande del cuerpo es nuestro mejor aliado de protección. Por eso al enseñarle a cuidarla desde pequeña estamos invirtiendo en su futuro.

Como le encantan las cremas que huelen rico, especialmente a lavanda, llevamos dos semanas ensayando la nueva Lubriderm Daily Moisture Lotion Shea + que está entiquecida con extracto de lavanda y jazmín. Es suave y efectiva, especialmente en este invierno neoyorquino que no cesa todavía!

Es una nueva versión disponible en todas la farmacias para para todas las pieles y recomendada para aquellas sensibles y delicadas también!

Más allá de la crema y el masaje está el contacto y el cariño diario. El intercambio de energía y amor que nos revitaliza y conecta a las dos en una relación que espero con el paso del tiempo sea tan cercana como lo es hoy en día.

Después de vestirse toma su desayuno y sale cantando al paradero para otro día más de juegos y aprendizaje en la escuela.


Su pequeño ejemplo de vida y alegría es lo que le da sentido a la mía.

 

Enlaces relacionados

Blog
Blog
Fibra materna
Reposteras en acción
Día de Brujas
Tarde de Belleza