Todo por los niños!

Pocas veces he hecho visitas tan emocionantes y definitivas en mi vida como la que realicé hace dos semanas al St Jude Children's Research Hospital en su maravillosa sede de Memphis Tennessee. Fuí invitada por Lancôme que celebra este 25 de Octubre "Genefique Day" para donar $7US de la venta de cada frasco de este fabuloso suero antiedad a los niños que reciben tratamiento en el hospital para vencer el cáncer.

Estuve acompañada por un maravilloso grupo de editores y blogueros! Nuestra misión era conocer las instalaciones del hospital, de la residencia para los pacientes y sus familias "The Target House" y también pasar una mañana dedicada a ayudar a embellecer con el maquillaje y los productos del cuidado de la piel de Lancôme a pacientes juveniles.

Al recorrer el hospital en el que se respira positivismo y dedicación total para tratar y salvar a los niños, me enteré que un solo día de costos para mantener las operaciones funcionando supera el MILLÓN de dólares! Ningún niño, ni sus familias mientras dura su tratamiento, debe pagar un sólo centavo y por eso el hospital vive de las donaciones de todos nosotros....Cada centavo que aportemos suma para mantener viva esta maravillosa obra de caridad creada por Danny Thomas  en la década de los sesenta.

También descubrí con orgullo que la comunidad hispana, a través de particulares, de empresas y corporaciones, es actualmente una de las que mayor contribuciones realiza. Esto se debe no sólo a la generosidad de nuestros corazones sino a la influencia de celebridades que se han unido a la causa como Luis Fonsi y la bella Sofía Vergara. Su espíritu y alegría hace posible que día a día se den milagros y que la fama del St Jude llegue al mundo entero.

Fué imposible no conmoverse ante las historias que nos contaron, tanto los padres como los mismos pacientes. Sus testimonios están impresos en bellos recuadros exhibidos en los muros del hospital....por cada letra del alfabeto hay un pequeño poema de algún niño que recibe tratamiento y en sus bellas palabras cuenta cómo afronta su lucha como todo un guerrero de la vida para salir adelante. La tristeza inicial se supera de inmediato con la convicción de que la valentía y la fé son losmejores aliados de esta institución que no solo salva vidas sino que se ha convertido en un centro de investigación científica que ha revolucionado la historia de la medicina y del tratamiento del cáncer con innumerables descubrimientos.

Al estar allí, la energía positiva invita a convertirse en activista de la causa y gracias a ella el grupo se preparó para atender con amor y entusiasmo a las jovencitas que se habían inscrito para la sesión de maquillaje de Lancôme  liderada por la fabulosa maquillista Mickey Williams.

Cada uno de nosotros ayudaríamos a una chica a lograr el maquillaje de sus sueños. Sería una sesión dedicada a hacerlas sentirse bellas, a ayudarles a pensar en algo distinto a su tratamiento, a la falta de cabello o las preocupaciones. El tema de conversación fueron los tonos de sombras, los nuevos diseños de uñas, cómo lograr aplicar de manera perfecta el delineador líquido, qué tono de rubor o brillo usar según el tipo de piel. Poco a poco afloraron las sonrisas en sus rostros y comenzamos la labor de transformación.

Ese día conocí a un ángel. Percibí su luz desde que la ví sentada en una silla esperando ser atendida y manteniendo siempre una sonrisa en los labios. Me acerqué y me dió su nombre: Taylor. De inmediato empezamos a adentranos en el mundo inagotable de la belleza, del maquillaje, de lo que estaba de moda. La suya irradiaba desde adentro. Con apenas 17 años  y recién superada la leucemia estaba allí para chequeos finales antes de regresar a graduarse de su escuela en Luisiana.

Dentro de sus proyectos está dedicarse a estudiar enfermería para salvar las vidas de jóvenes como ella que requieren una mano profesional y amiga para superar el cáncer. Su historia iluminó mi alma y me sentí privilegiada de conocerla. Estoy segura de que llegará muy lejos en su vida con su generosidad, inteligencia y carisma.

Mi tarea esa mañana fue ayudarle a cumplir un pequeño sueño:  Aprender a maquillar sus ojazos verdes, resaltar su piel de porcelana y escoger un brillo de labios para enmarcar su bella sonrisa. Mickey maquilló su rostro mientras yo le preparaba una hoja con toda la información necesaria sobre los productos que se usaron para dejarla convertida en toda una muñeca.

No tuvo necesidad de agradecernos con palabras, pues su carita apenas se vió en el espejo fué más valiosa que todo el oro del mundo.

Taylor y todas las chicas que atendieron mis colegas salieron transformadas del recinto. Una dosis de cariño y un poco de maquillaje fueron alicientes para seguir adelante con su vida, sintiéndose mujercitas, sintiéndose especiales.

Así, una vez más quedó demostrado el poder de la belleza para transformar nuestra vida y la de los seres que amamos. Esta visita fue un especial  llamado de atención a ser generosos, a ser agradecidos, a compartir nuestras bendiciones.

Gracias Lancôme por este privilegio. Gracias St. Jude Children's Research Hospital por esta labor diaria que necesita de todos nosotros para seguir adelante.

photo.JPG

Los invito a que Abran su corazón!! Por cada foto con sus manos en forma de corazón que envíen por Twitter o Instagram @lancomeusa donará $1US a los niños del St Jude y el 25 de Octubre Genefique contribuirá con un gran porcentage de sus ventas a esta noble causa.

Participen y no olviden incluir el hashtag #lancomegivesback #genefiqueday en todos sus aportes.


Enlaces relacionados

 

Blog
Glamour violeta en Jason Wu

Gracias a Lancôme logré acceso privilegiado a uno de los desfiles más cotizados de la semana de la moda en Nueva York: el de Jason Wu...

Piel radiante (Primera parte)
Año Nuevo: ¡Rostro radiante!
Blog
Reina de corazones
Blog
Amarillo solidario