Glamour violeta en Jason Wu

Gracias a Lancôme logré acceso privilegiado a uno de los desfiles más cotizados de la semana de la moda en Nueva York: el de Jason Wu,

quien se consagró recientemente y por segunda vez como uno de los modistos consentidos de la primera dama Michelle Obama luego de la inauguración presidencial.

Fotos:Jason Wu Fall 2013 Runway, Popsugar.com.

El diseñador no sólo tuvo tiempo para dedicarse a sus precisos vestidos ligeros, etéreos y coquetos, también colaboró con esmero en la creación de la sombra y el lápiz de ojos que enfatizaron con impacto la mirada de las modelos en un look ahumado y fantástico.

Todo se inició con un retazo de tela plisada y de allí se pasó a la tarea de convertirlo en el pigmento de sombra ÍNDIGO, parte vital de la colaboración entre Jason Wu y Lancôme que pronto estará a la venta. Otro protagonista de impacto fue el lápiz de ojos Purple Dusk que se usó para delinear los párpados y rematar el conjunto con la máscara Hypnose Drama en negro profundo.

La maquillista encargada de poner en escena este sueño violeta fue la británica Diane Kendal quien se esmeró por mantener la piel suave y fresca con las bases Teint Idole y un ligero toque de rubor melocotón.

Los labios también se dejaron neutros casi imperceptibles, la base se aplicó también sobre ellos además de un poco de brillo transparente.

Otro detalle maravilloso del look otoñal de Jason Wu fueron los moños trenzados creados por la reconocida Odile Gilbert para Kerastase. Modernos y súper chic!

Empezó con el cabello partido al frente por la mitad, en la parte posterior se armaba un moño bajo que se recubría con mechones entrecruzados y se remataban con una coqueta hebilla plateada.

Los productos clave para lograrlo además de manos expertas fueron el Elixir Ultime para moldear el cabello y la laca Double Force Control Ultime para eliminar el frizz. Todos de Kerastase. Disponibles en Kerastase-Usa.com

Vean este corto vídeo de cómo lo logró y luego el resultado final con las fotos.

El desfile realizado en un templo ubicado en la calle 63 con Park Avenue reunió a lo más selecto del mundo de la moda. Jason Wu jamas perdió la calma, seguro de sus propuestas entre las que quiero destacar sus falditas y trajes cortos plisados en delicado chifón, los de plumas grises y blancas, un precioso abrigo rojo de estilo militar, tono que dió vida a su colección entre un mar de blanco y negro, sin duda codiciado por muchas y finalmente el traje violeta de gala con el que cerró con derroche de glamoroso esplendor.

Gracias Lancôme por esta gran invitación!