El poder de creer


FRANCESCA MIRANDA

FRANCESCA MIRANDA

MULIERR

MULIERR

JOHANNA ORTÍZ

JOHANNA ORTÍZ

Un vistazo a la moda colombiana en el exterior desde el lente de una "criolla" experta radicada en Nueva York

El día que descubrí un precioso vestido de la caleña Johanna Ortiz exhibido en una de las vitrinas principales del prestigioso Bergdorf Goodman, en la quinta avenida de Manhattan, confirmé que el panorama de la moda colombiana había cambiado de rumbo. 

A nivel de confección industrial, trajes de baño y ropa interior, la calidad colombiana ha sido indiscutible siempre y por ende su exportación masiva a nivel mundial. No en vano tenemos el orgullo de contar con empresas como Punto Blanco, Gef o Leonisa con años de historia generando empleo, recursos y progreso. Pero en materia de propuestas "fashion" tan solo algunos nombres eran retenidos en la mente internacional de compradores y mujeres élite.

Nuestra influencia en materia de accesorios, especialmente aquellos con esencia étnica o exótica ya era evidente  en el radar internacional con alta estima y reconocimiento. 

Nancy González con sus fabulosos bolsos ha vendido en esta misma tienda de lujo durante años. No fue simple coincidencia esa inolvidable escena en "El Diablo se viste de Prada" en que al escogerle a la protagonista opciones de vestuario, el director creativo de la revista selecciona prendas dentro del gran closet de moda, e incluye la suya junto a alternativas como Jimmy Choo, Chanel, Valentino y Narciso Rodríguez. Fue la primera vez que una marca colombiana recibía mención en una película.

La barranquillera Adriana Castro también anotó un punto alto en su carrera cuando sus accesorios de exóticas pieles pasaron por manos de Sarah Jessica Parker y Kim Katrall en la segunda parte de "Sex and the City". Hoy dia, Kendall Jenner se pasea por Hollywood con su "clutch" bajo el brazo.

En Estados Unidos y Europa, Paula Mendoza con su colección de barrocas joyas es la favorita de divas que revolucionan el panorama de la moda universal como Beyoncé Knowles. Las piezas de la huilense Paola Pacheco han engalanado a Michelle Obama, Eva Longoria y Shakira, por citar apenas algunas, en alfombras rojas y ceremonias oficiales.

Estos "vitrinazos" no han sido casualidades. Son una prueba contundente de la especialidad y exquisitez de lo nuestro.

El panorama en materia de prendas de vestir y el reconocimiento a sus creadores empezó a cobrar fuerza a paso más lento pero seguro con el nuevo siglo.

Fotos: Cortesía de Vogue.com

Esteban Cortazar el "niño prodigio" de la moda colombiana nos eclipsó a su paso fugaz por Ungaro en París en el 2007, pero  continúa maravillándonos  y llevando el nombre del país en su corazón. Por estos días en la exclusiva boutique Colette de París se lanzó su colección "Colombia" by Esteban Cortazar.

Fotos: Cortesía de silviatcherassi.com

Silvia Tcherassi con sus inolvidables pasarelas en Milán y sus clientes legendarios en América y el medio oriente, es una visionaria precursora, que no detiene su camino dentro y fuera de nuestras fronteras.

Heider Ackerman descubrió la fibra colombiana en su corazón en medio del mundo parisino y bohemio de las pasarelas de alta costura. Este hecho nos hinchó de orgullo en su momento, pues nos hizo creer que en la genética nuestra está el gusto innato que sumado a la crianza y la formación es capaz de producir maravillas.

Fotos: Cortesía de Vogue.com

Tampoco olvidemos al barranquillero Juan Carlos Obando, poco reconocido aquí, pero idolatrado por la realeza del mundo árabe representada por la impecable Rania de Jordania y la farándula internacional. Genios que llevan la magia de nuestra cultura en su espíritu y la traducen a sus creaciones.

Gracias a estos grandes logros y ejemplos nuestra evolución en materia de moda nos inspiró, orientó y estimuló para continuar progresando con favorable rumbo.

Fotos: Cortesía de Vogue.com

El triunfo de Johanna Ortiz con sus exquisitos boleros, su feminidad y sofisticación para mujeres cosmopolitas, despertó un "boom" de propuestas similares que inundó el mercado. La tendencia se impuso como pan caliente, y ella en lugar de amedrentarse, reconfirmó su especial sello con el que hoy conquista el mundo. Por algo dicen que la mejor forma de adulación es la imitación. El complemento a su ropa ha sido la joyería finísima de Mallarino, otra empresa con corazón caleño radicada en París. 

Y qué decir de los éxitos de damas legendarias, inspiradoras y emprendedoras como Pepa Pombo? Es un  Ícono del tejido, mujer original y auténtica que conquistó con su estilo a las mujeres mexicanas antes que a las nuestras, pero ahora en su tierra y en Estados Unidos pisa firme de la mano de su hija Mónica Holguin. Este invaluable dúo generacional, ejemplo a seguir, le dió a la marca un aire juvenil y moderno que la catapultó para conquistar el ojo de nuevas generaciones. En nuestra hermosa Medellin, serán las estrellas que abrirán con bombos y platillos la próxima edición de Colombiamoda. 

En materia de zapatos que nos desvelan Edgardo Osorio, calza a las mujeres más sofisticadas del planeta con los deseados diseños de la marca Aquazzura. Quién no sueña con un par de sus sandalias? 

Otro sueño se plasmó recientemente para las mágicas piezas de la joyera Mercedes Salazar que hace pocas semanas compartió la noticia de su gran colaboración con la sofisticadísima Carolina Herrera, para la última colección resort 2017.

Me quedo sin palabras para exaltar la labor de talentos que son noticia a nivel nacional y mundial pues nos han abierto grandes caminos con su magia: Amelia Toro, Francesca Miranda, Hernán Zajar, Isabel Henao, Beatriz Camacho, María Elena Villamil, Olga Piedrahita y Lina Castillo. Contar las historias de sus grandes logros haría esta columna interminable. 

FRANCESCA MIRANDA

FRANCESCA MIRANDA

ISABEL HENAO

ISABEL HENAO

Hernán Zajar,

Hernán Zajar,

Como ven, la lista es amplia y no se acaba. Todos estos diseñadores, embajadores actuales de nuestra cultura, tradiciones y oficio son quienes inspiran con su talento a una gran cosecha de creadores, empresarios y estudiantes de moda que aquí en Colombia sueñan con seguir sus pasos.

Por qué hemos llegado hasta este punto tan alto, maravilloso y optimista que traspasa fronteras? Por qué en Nueva York, Londres o París descubro la presencia de marcas colombianas que desde siempre he sabido merecen estar allí y conquistar el mundo?

Considero que la magia de este cambio, de este logro, sucedió y continúa sucediendo a partir del momento en que los colombianos tomamos la decisión de CREER que lo nuestro era igual, o mejor a tantas otras propuestas extranjeras que tal vez resuenan pero por estar envueltas en monumentales estrategias de mercadeo, que camuflan la esencia de su verdadera calidad. Nosotros somos calidad y originalidad real en la gran mayoría de nuestros productos.

María Elena Villamil,

María Elena Villamil,

Olga Piedrahita

Olga Piedrahita

Beatriz Camacho

Beatriz Camacho

Todo empezó a cambiar y mejorar en el momento en que diseñadores, creadores, fashionistas, compradores y comunicadores decidimos correr el riesgo, confiar en nuestros productos y aventurarnos, montarnos en la corriente mundial de la pasión por lo étnico y artesanal y comenzar a dejar boquiabiertos a tantos con la belleza de nuestras propuestas.

El talento, la tradición, el trabajo duro y dedicado,  la cultura, rica en colorido y arte siempre han estado presentes. No ha habido mola, mochila, sombrero "vueltiao", filigrana o canasto que no despierte admiración ante su originalidad y maravilla en cualquier parte del planeta. Y sobre estas bases, alimentadas por la sofisticación o la intervención del diseño, se han construido nuestras historias de moda más exitosas, las que más rápido han conectado al mundo con nuestra verdadera esencia. 

Por eso reitero que al cambiar nuestra actitud y percepción por lo nuestro, por lo que somos y valemos, cambió absolutamente todo.

No podemos negar otro factor que ha coincidido y facilitado este proceso de evolución: la opinión internacional sobre el país es cada vez más favorable. Nuestra mala fama en materia de violencia y narcotráfico se ha transformado en una concepción alegre, positiva y artística. Los apasionados por nuestra Colombia ahora son fanáticos de su música melodiosa, la innovación gastronómica, el turismo fantástico, los logros deportivos y por supuesto nuestras preciosas confecciones. 

El terreno ya está abonado para que afloren las condiciones para salir a brillar, comprobar y comprobarnos que estamos listos para conquistar el mundo, para que hayan más escuelas y talleres de moda, más capacitación a nivel de confección, diseño y empresa.

Mi pasión por nuestra moda es evidente. Vivimos un momento clave pleno de oportunidades. Y por eso me condecoré  hace tiempo como emisaria mundial del estilo colombiano. Soy hincha fiel de lo nuestro! 

Goretty Medina

Goretty Medina

Baletti Oficial,

Baletti Oficial,

Juan Pablo Socarrás

Juan Pablo Socarrás

Durante muchos años en mi rutina diaria de trabajo en Nueva York siempre he sido orgullosa de contar a quien me lo pregunte que visto, apoyo y compro las creaciones de mi tierra. Gracias a ellas me destaco siempre entre el mar de mujeres sofisticadas del mundo corporativo americano, uniformadas de negro con carísimas etiquetas sobre sus espaldas. Y al final de cuentas, todas desean vestirse o adquirir algo de mi estilo.

MULIERR

MULIERR

ANDRÉS PAJÓN

ANDRÉS PAJÓN

RENATA LOZANO

RENATA LOZANO

Esta certeza me ha permitido recorrer las grandes ciudades, Bogotá, Medellin, Cali y Barranquilla, descubriendo talentos ya famosos con la certeza de que serán aún más prestigiosos: Leal Daccarett, Renata Lozano, Andrés Pajón, Polite, Mullierr, Atelier Crump, Daniella Battle, Carlo Carrizosa, Goretty Medina, Tres Almas, Baletti Oficial, Diego Guarnizo y María Luisa Ortiz, Jorge Duque, Juan Pablo Socarrás. Cada vez que luzco sus propuestas en cualquier lugar del mundo, no hay mujer que no se acerque a preguntar qué llevo puesto y me ofrezca un cumplido. 

DANIELA BATLLE

DANIELA BATLLE

ATELIER CRUMP

ATELIER CRUMP

POLITE

POLITE

He recorrido con especial afecto también la provincia colombiana para maravillarme en Valledupar, Pereira, Montería, Sincelejo y Cartagena, puntos de diseño y confección que evolucionan a pasos de gigante. He construido lazos de admiración y amistad con Maria Angelica Guerra, Gina Murillo, Claudia Trejos, Liza Echeverry, Darío Valencia, Perla Dávila, Naiduth Geles, Sigrid Sáenz en estas ciudades. Espero seguir admirando y  descubriendo más y más talentos dignos de ser lucidos y reconocidos dentro y fuera de nuestras fronteras por miles de mujeres que buscan ropa maravillosa para sentirse espléndidas.

Darío Valencia

Darío Valencia

Sigrid Sáenz

Sigrid Sáenz

Naiduth Geles,

Naiduth Geles,

Mi exploración no se detiene, ansío llegar a descubrir talentos en Bucaramanga, Ibagué, Popayán, Santa Marta y cualquier otro hermoso lugar de Colombia que con corazón vanguardista y aventurero en materia de moda, confección y diseño quiera surgir y desarrollarse.

Lo mejor está por por venir. El ojo internacional de grandes empresas, cadenas, conglomerados de moda y por supuesto mujeres apasionadas del tema está puesto en nosotros. Todas las colaboraciones son posibles.

Diego Guarnizo

Diego Guarnizo

Leal Daccarett

Leal Daccarett

Perla Dávila

Perla Dávila

En Colombia tenemos un tesoro infinito y
orgánico de tradición artesanal y textil, verdadera materia prima del diseño y la sofisticación alcanzada hasta el momento. Allí,  en la originalidad y no en la copia, ni siquiera la de nuestros mismos paisanos, está la clave del éxito. 

Creer en nuestra cultura, nuestro talento la calidad de nuestras manos a la hora de confeccionar, diseñar, coser, es una tarea no solo para quienes hacen la moda, sino para todos aquellos que la vivimos, la compramos, la usamos, la seguimos soñando.

Difundir estos logros de una y mil maneras es responsabilidad de todos. Comprar colombiano, vestir colombiano con pasión, lucir nuestra moda alrededor del planeta se hace con dedicación, amor y fe.

El hecho de llegar a la vitrina de un prestigioso almacén en Nueva York no es el único triunfo que debe ambicionarse. Cada quien tiene lo suyo para ofrecer. Hay múltiples mercados, estilos y culturas, así como millones de mujeres ávidas de lo nuevo, desde el mercado máximo del lujo hasta el mercado de lo cotidiano. En cada nicho cabe, conecta y proyecta el diseño y el toque colombiano. Nada me haría más feliz que ver a cada mujer del planeta con alguna prenda o accesorio "Designed and made in Colombia" con el orgullo que eso implica.

-Kika Rocha
Experta en Moda y Belleza
Nueva York