De paseo por la tierra de "El Dorado"

Nada mas cierto que el viejo adagio: Tu hogar se encuentra donde está tu corazón! Y el mío está en Colombia, tierra mágica donde nací y  la que siempre me da motivos para regresar.

Mi último viaje a Bogotá fue corto pero fantástico. Tres días junto a mi hija de nueve años, Victoria, explotando el campo al lado de sus abuelos.

Quería mostrarle la magia de la Sabana de Bogotá donde se encuentra sobre una escarpada loma de los Andes la laguna de Guatavita y llevarla al Museo del Oro para explicarle la famosa leyenda de El Dorado.

En su escuela está aprendiendo sobre las culturas indígenas del continente americano y cuando comencé a contarle sobre nuestros indígenas Muisca y la famosa balsa de donde se lanzaba el cacique cubierto de oro se entusiasmó para hacer este maravilloso paseo.

Llevo 16 años viviendo en New York. Experiencia maravillosa que me ha permitido trabajar como editora de moda y belleza de People en Español por 12 años y actualmente como experta independiente con un segmento de TV en Un Nuevo Día de Telemundo y con mi blog de estilo en el que ofrezco mis #tipsdekika para que la mujeres luzcan su mejor imagen.

LISTAS PARA VIAJAR!

Trato de ir a casa al menos dos veces al año a ver parientes, amigos y atender asuntos de trabajo. Por eso aproveché la oportunidad de empapar a mi hija en nuestra cultura. Espero que esta corta aventura los inspire a viajar y a enamorarse de Colombia!

Tierra de gente emprendedora y soñadora, que ha sobrepasado duros momentos pero sigue adelante. La tierra del Realismo Mágico de García Márquez. Magia que se vive y respira en su naturaleza vibrante y colorida, en el sabor de sus frutas, en el verde de sus paisajes y su música alegre y sonora. 

Nuestro viaje con Victoria empezó en Nueva York en una tarde otoñal. Llegamos con tiempo suficiente al aeropuerto de JFK. Escojo viajar por Delta para la mayoría de mis  viajes u cada vez que abordo uno de sus jets mi corazón late más de prisa y una sonrisa aflora mis labios.

Hay algunos vuelos directos de JFK a nuestra terminal El Dorado en Bogotá, pero también. Vuelos con escalas que hacen parada en Atlanta. 

Los vuelos directos toman apenas cinco horas, de manera que llegamos a Bogotá a las 9pm y nos trasladamos a la casa de mis padres para descansar y reponer energía para los días que nos esperaban.

EL MUSEO Y LA LEYENDA 

La primera visita oficial para empapar a Victoria con la leyenda de los Muiscas y la tierra de "El Dorado" fue el Museo del Oro ubicado en el centro de la capital en el barrio colonial de La Candelaria con su preciosa arquitectura, sus tiendas artesanales llenas de tejidos coloridos, esmeraldas extraídas del corazón de las montañas de Boyacá, panaderías llenas de especialidades típicas recién horneadas como las deliciosas almojábanas hechas de maíz y cuajada fresca, para disfrutar con café caliente o jugos de frutas frescas antes de entrar al museo. 

Inaugurado en la década de los años cuarenta, hoy cuenta con más de 55,000 piezas. Expuestas en su nueva sede en el Parque de Santander, en maravillosas vitrinas y amplias salas con detalladas descripciones en español e inglés.

En el primer piso se encuentran la boutique, con artesanías, libros y preciosas réplicas, además de un restaurante.

En el segundo piso empieza la muestra de culturas y la historia con salas que clasifican las distintas culturas y muestras orfebres de Colombia desde la época prehispánica hasta la llegada de los Españoles en el siglo 16.

Victoria estaba maravillada, sus ojos expresivos brillaban ante tantas bellezas. Más aún cuando llegamos a la balsa Muisca descubierta en la población de Pasca que recrea la ceremonia del cacique lanzándose a las aguas de la laguna cubierto de polvo dorado para ofrendarse a los dioses.

Los salones se dividen en secciones para casa cultura: Calima, Zenu, Quimbaya, Muisca, Tierradentro, San Augustín, Tolima, Tayrona y Urabá para citar algunos.

Pocas palabras logran describir la riqueza, capacidad de captar la magia de la fauna y la flora en figuras tan sencillas y al mismo tiempo tan perfectas creadas con técnicas tan rústicas hace tantos siglos.

Pero la mejor sorpresa para Victoria se dió en el tercer piso en una bóveda circular que revive el escenario de la laguna y el proceso de las ofrendas con una muestra de oro que sorprende hasta el más escéptico. De la oscuridad se pasa a la luz, mientas la música y cánticos autóctonos acompañan el proceso.

"Allí es donde vamos mañana Mami?, preguntó Victoria ilusionada. "No puedo esperar para conocer la laguna!".

Recomiendo esta visita al Museo del Oro a turistas y locales. Es una oportunidad para reconectarse con nuestros ancestros, nuestra tierra y las maravillas de la naturaleza.

 

LA LAGUNA DE AGUAS ESMERALDA 

Temprano en la mañana del día siguiente salimos en auto por la apropiara norte que conduce hasta Sesquilé y el desvío a Guatavita.

Son 56 km de recorrido disfrutando del paisaje sabanero con su contraste de montañas, árboles y distintos tonos de verde, contrastados con el cielo azul y las nubes de algodón. 

La laguna de Guatavita llena con sus aguas un cráter en los Andes. Es un ojo misterios al cielo y nadie sabe cómo se formó, aunque abunda las teorías de un posible meteorito. 

La ceremonia que creó la leyenda que despertó en el continente europeo la fiebre del oro hace ya más de cinco siglos sí nació aquí, pues se celebraba el ritual de investidura del nuevo Zipa o Cacique.

A la entrada del parque luego de una hora y media de carretera nos esperaba la guía local Helena, y al empezar el ascenso rodeados de la vegetación típica del páramo: frailejón es y flores multicolores, también comenzaron las historias ceremoniales que Victoria quería escuchar. 

Según cuenta la tradición, el cacique iba en una balsa de juncos ricamente adornada. Tenía el cuerpo cubierto íntegramente con oro en polvo. A sus pies ponían un gran montón de oro y esmeraldas para que ofreciera a los dioses y braseros encendidos para quemar una especie de sahumerio llamado moque. El nuevo dignatario iba acompañado por cuatro caciques y cuando la balsa llegaba al centro de la laguna, el pueblo, que se encontraba en las orillas arrojaba objetos de oro y piedras preciosas a la laguna.

Entonces entendimos con Victoria que el nombre de El Dorado se destinaba al Zipa cubierto de oro y no al lugar en sí! Y allí vino la pregunta obligada de la niña:

"Y qué pasó con el tesoro y las riquezas? Son las que vimos en el museo?". Helena nos contaba que hubo varios intentos de drenar la laguna para hallar sus tesoros ocultos, incluso hasta el siglo 20. Algunas piezas se lograron extraer de oro, cerámica y esmeraldas, pero jamás la cantidad exorbitante que por siglos se convirtió en la leyenda que despertó la codicia del mundo entero. Por eso la intriga continúa y el misterio seguirá sin resolverse.

Victoria y yo gozamos el recuento y el hecho de que no haya explicación concreta abre paso a que nuestra imaginación se desborde con mil interpretaciones que la tendrán despierta y activa cada vez que mi hija comparta la historia con quien desee escucharla.

A LA BUENA MESA! 

Una caminata por escarpadas pendientes le despierta el apetito a cualquiera y más cuando el platillo prometido era un suculento ajiaco en un restaurante típico de la zona llamado "El Carajo". Está ubicado a 20 minutos de la laguna y tiene una zona espectacular para recreación de los niños e incluso caballitos. 

El ajiaco es una sopa de pollo, tres clases de patatas, aguacate y una hierba silvestre llamada Guasca. Se sirve con crema y alcaparras, acompañado de una copa de vino tinto y un delicioso sorbete de curuba, otra fruta de la zona andina. Y de postre arequipe o dulce de leche con brevas almibaradas. Toda una delicia local que endulza la vida.

Victoria disfrutó el contacto con su tierra, familia y raíces. Se lleva el recuerdo de tres días maravillosos aunque breves y ahora ya tiene tema para compartir sus compañeros de colegio sobre otro mundo, sus historias y culturas aborígenes. 

Juntas aprendimos muchísimo y prometimos volver pronto a Colombia para seguir gozando de esta tierra que siempre será nuestra casa.

Regresamos a New York en un vuelo temprano en la mañana del Lunes con muchas anécdotas para contar y con la invitación a todos ustedes a que se animen a viajar a Latinoamérica y Colombia en especial... Esta tierra mágica renueva el espíritu y la energía. Es y siempre será hogar de mi corazón. 

Delta ofrece numerosos vuelos desde los Estados Unidos a diversos países de Latinoamérica. Y si les entusiasma le idea de volar de regreso a casa y nuestras raíces latinas aquí le atraigo los detalles de una oportunidad magnífica con este concurso:

https://www.miproximavisita.com/home

 

Anímense a participar y convertir sus sueños en una aventura real!