Lista para mi close up

Pocas veces tengo el privilegio de ser la protagonista de una sesión de fotos o de que mi historia se relate en las páginas de una revista. Normalmente estoy tras bambalinas organizando todos los detalles de producción para celebridades o modelos, o entrevistando y preparando los artículos, preocupada de todos los detalles de fondo y de forma. Me divierto muchísimo en el proceso, pero mi prioridad es que el photoshoot se desenvuelva sin contratiempos. Mi aporte se aprecia en el producto impreso, cuando al hojear cada página se logra una historia amena y al mismo tiempo bella.

Gracias a la Revista Belive de México quien me destacó en la portada de su reciente edición del mes de Octubre se cambiaron los papeles para una ocasión muy especial. 

Todo comenzó con una llamada de la Directora de la publicación Norah Córdoba, quien además  de trabajar en la revista es organizadora de mega eventos y una joyera maravillosa. Con su voz amable y sus perfectos modales me propuso que durante su visita a Nueva York junto con su marido Jorge Gándara, le dedicara unas horas para darle una entrevista sobre mi trabajo y a posar para el lente de Oscar Mogollón.

El día asignado fué un domingo, jornada calmada para mí y con el tiempo suficiente para arreglarme, maquillarme, peinarme y preparame a mi antojo. En este caso me ocupaba de ser productora y modelo al mismo tiempo, lo cual me causaba un poco de gracia y nerviosismo. Gracias a Dios contaba con el apoyo de mi amigo fashionista Francisco Ovalle quien estaba concluyendo su pasantía de verano con la revista. Las imágenes tras bambalinas que comparto aquí son producto de su ojo experto.

Teníamos apenas tres horas para lograr las fotos y el reportaje, con retratos tomados tanto dentro de mi oficina como en exteriores. Norah quería reflejar la acción de las calles de Nueva York y en realidad no solo fué emocionante, sino arriesgado pararme en medio de la Quinta Avenida cada vez que se detenía el tráfico mientras el fotógrafo intentaba captar una buena pose y correr en tacones hacia la acera cuando cambiaba el semáforo.

Mi vestuario fue sencillo pero moderno. Un reflejo de mi vida cotidiana donde se mezclan elementos y prendas económicas, de tiendas como H&M o Forever21 o Zara, con accesorios que atesoro en mi closet y en los que he invertido sabiamente(pues como clásicos nunca pasan de moda) de marcas lujosas como YSL o Chanel.

blive3.JPG

El maquillaje a cargo de MAC Cosmetics en su boutique de Columbus Circle, se enfatizó en ojos ahumados y labios con un toque rojo cereza para estar a tono con el otoño. El cabello suelto en ondas estuvo a cargo de Bumble and Bumble y se mantuvo perfecto durante toda la sesión de fotos!

Juzguen ustedes por estas imágenes tras bambalinas elcorre corre y la diversióndurante ese breve espacio de tiempo en el que me convertí en estrella. Fue solo después de terminado el ajetreo que concluí que aunque me gusta estar frente a lascámaras no podría renunciar a mi papel de editora y productora. Me encanta estar también tras bambalinas.

Espero sus comentarios!

                             - o -     
 

Enlaces relacionados con este artículo