Diversión en la nieve

Para recibir el 2013 activos y con buena energía decidimos aprovechar la nieve que cayó durante el último fin de semana del año en el estado de Nueva York.

Viajamos dos horas al norte de la ciudad hasta la población de Callicoon. Una preciosa zona rural llena de granjas, bosques y lagos donde hay un refugio especializado en deportes de invierno.

9.JPG
7.JPG

A primera hora Victoria sacó su trineo rojo y sin miedo se deslizó por las lomas nevadas, también patinó en el hielo y aprendió a esquiar el domingo en la tarde con una joven instructora llamada Ariel, en honor a "La Sirenita", su princesa favorita.

Ahora ya sabe bajar por las pistas ligeras, claro está acompañada por mí, pero lo que más la divirtió de todos los planes fué la sensación de velocidad y libertad al bajar en su trineo. Qué carcajadas!

A mí me encanta la tranquilidad del paisaje invernal, la luz azulada hace ver todo más hermoso  y el silencio del bosque descansa la mente y relaja el espíritu. Esa belleza de escenario y la compañía de mi familia fueron regalos que recibí a manos llenas.

No hay plan completo sin hacer un muñeco de nieve, tarea a la que se entregaron el abuelo Felipe y Victoria durante una hora entera.

Lo remataron con nariz de zanahoria, ojos y boca de guijarros y sombrero de cazador. Con escoba en mano quedó listo para barrer las tristezas y esperar todo lo nuevo que trae este comienzo de año. Felicidades!